Los cambios dietéticos que ha traído la globalización, especialmente en el aumento de consumo de productos elevado en azúcares, han tenido un impacto substancial en enfermedades como la diabetes y la caries dental. La ingesta de dietas con alto contenido de azúcares refinados aumenta el potencial cariogénico en zonas geográficas donde no está disponible el flúor en el agua. La alternativa de obtener el flúor en cantidades terapéuticas  a través de la pasta dental aparece entonces como una elección ventajosa.

Analizando el panorama descrito en el párrafo anterior, especialistas en salud pública de diversos centros de investigación como la Universidad George Washington y el Centro de Colaboración de la OMS de Nijmegen han comparado el precio de las pastas dentales y su relativa accesibilidad económica (asequibilidad) en países con alto, mediano y bajo ingreso económico per cápita. El estudio , publicado en junio de 2008 en la revista Globalization and Health, ha partido de la hipótesis de que las pastas dentales no están equitativamente al alcance de las personas según el tipo de país de acuerdo al nivel económico.

La data de los precios de venta al consumidor de las pastas dentales fluoradas se obtuvo a partir de cuestionarios realizados en 39 países. El costo de las pastas dentales en los países de alto, medio y bajo ingreso se comparó con el gasto anual por hogar así como con los días de trabajo necesarios para comprar el promedio anual requerido de pasta dental per cápita.  La asequibilidad fue evaluada estimando el número de días de trabajo requerido para adquirir la dosis recomendada para una persona en un año utilizando el ingreso anual per cápita (en base a 250 días de trabajo). La medida escogida para la asequibilidad fue el ratio número de días de trabajo necesarios para pagar la dosis terapéutica de pasta dental fluorada de más bajo precio en el 30% más pobre de la población en un año.   

Dentro de las limitaciones del estudio encontramos que sólo el 24% de los 184 países miembros del Banco Mundial participaron de la investigación. Otro dato adicional es que la data recolectada en el estudio se limitó predominantemente a los comercios urbanos. Es sabido que existen diferencias entre comercios urbanos y rurales incluso para los mismos productos debido a variaciones de transporte, de empaque, impuestos, etc. Los autores también son conscientes de las limitaciones que conlleva la comparación entre países.

Los resultados mostraron una tendencia general a que la proporción de gasto por hogar requerido para adquirir la cantidad anual de pasta dental se incrementó a medida que el gasto per cápita decrecía, según los ingresos de cada país. Por ejemplo, mientras que el 30% de la población más desfavorecida en el Reino Unido gasta sólo lo equivalente a 0,037 días del gasto del hogar para comprar la dosis promedio anual (182.5 g) de la pasta dental más barata, 10,75 días son necesarios en Kenia. Es así que la proporción del gasto anual por hogar para comprar la cantidad promedio anual de la pasta dental más barata por persona va de 0.02% en el Reino Unido a 4% en Zambia. Para mayor detalle mencionamos que entre los 13 países con mayor ingreso, el costo de la pasta dental representa menos de 1% del gasto per cápita de un hogar, con rangos de 0.004% a 0.041%.

 El estudio demuestra que existe una inequidad significativa en la asequibilidad de productos de cuidado preventivo esenciales como las pastas dentales fluoradas. Esta situación obliga a tomar acciones directas para hacer más asequible este esencial producto preventivo de caries dental. Las medidas sugeridas para reducir los costos de las pastas dentales fluoradas son las siguientes:

          Equidad en el precio. El principio de equidad en el precio se basa en que las personas pobres debería pagar menos por el producto y tener un mejor acceso a los productos necesarios. El precio de las pastas dentales fluoradas debería ser justo, equitativo y asequible para todas las comunidades desfavorecidas. La misma marca de pasta dental debería estar disponible a diferentes precios en los distintos países de acuerdo a la capacidad adquisitiva de las personas.

          Eliminar los impuestos y tasas. Los impuestos y tasas a las pastas dentales suponen un incremento en el precio que perjudica principalmente a los más desfavorecidos. Las pastas dentales son catalogadas usualmente como productos cosméticos por los gobiernos, hecho que eleva hasta 25% su precio en Nepal y la India y hasta 50% en Burkina Faso. En algunos países en vías de desarrollo, varios productos de carácter preventivo o terapéutico como vacunas o sales de rehidratación oral están exentos de impuestos. Algunos estudios han sugerido que 1% menos de impuestos en medicinas supone 1% más de acceso a ellas por parte de la población. Siguiendo este presupuesto, la OMS ha sugerido en diversos documentos la eliminación de impuestos a las pastas dentales fluoradas. Lo que dejen de recibir los gobiernos por estos impuestos será largamente compensado en ahorros de tratamientos por caries dental a nivel de salud pública. Por otro lado se sugiere, para compensar, aumentar en  impuestos a los alimentos que producen no sólo caries dental sino también otras enfermedades como obesidad o enfermedades coronarias.

          Pastas dentales genéricas. La introducción de medicamentos genéricos ha tenido un papel esencial en la reducción del precio de los fármacos. Tal vez el caso más elocuente es el de Brasil, en donde el precio de los fármacos para tratar el SIDA disminuyó  hasta un 82% en cinco años debido a la competencia de los fármacos genéricos. Esta misma fórmula puede resultar con las pastas dentales. Por ejemplo, el gobierno de Birmania fabrica y distribuye pasta dental fluorada genérica –su precio es 3.5 veces más barata que la pasta dental importada más cara.

          Promover la producción local. La producción de pasta dental local tiene el potencial de ser más barata que el producto importado. Experiencias a resaltar en este sentido las tienen Nepal y Filipinas. En Filipinas los productores locales han llegado a satisfacer las preferencias del público y competir con las multinacionales llegando a disminuir el precio hasta en un 55% menos en comparación con las marcas globales.

          Ingredientes y empaque menos caros. Aproximadamente el 40% del costo de la pasta dental se debe al empaque, otro 40% a los ingredientes y el 20% restante a la manufactura. Se ha sugerido el uso de Carbonato de Calcio precipitado por ser más económico y por no interferir la eficacia anti caries (in-vitro). En muchos países en vías de desarrollo se comercializa la pasta dental utilizando sachets (10 ml) el cual permite que la población de niveles socio económicos bajos, que no puede comprar mayores volúmenes en una sola compra, pueda acceder a las pastas dentales fluoradas.

Conclusiones

La actividad preventiva de las pastas dentales fluoradas contra la caries dental ha sido demostrada ampliamente en el mundo entero. Sin embargo, no existe equidad en el acceso a ellas entre los países ni entre las regiones de un mismo país. Por este motivo, todo esfuerzo que lleve a hacer que las pastas dentales fluoradas sean más asequibles debe ser intensificado. Se recomienda estudiar a fondo la situación de los precios de las pastas dentales en cada país con el fin de proponer alternativas de hacerlas más asequibles a la población.

 

Adaptado por Luis Enrique Cam

 

Fuente:

*Ann S Goldman, Robert Yee, Christopher J Holmgren and Habib Benzian. Global affordability of fluoride toothpaste. Globalization and Health, 2008, 4:7

 

El artículo completo está disponible en: http://www.globalizationandhealth.com/content/4/1/7