El pasado mes de junio el Gobierno identificó los 12 principales problemas en el sector salud. Un diagnóstico de la problemática nacional que permitirá establecer estrategias apropiadas de salud pública. Dentro de estas 12 problemáticas se encuentra la salud bucal.

Para cualquier dentista que esté en contacto con la población de las zonas urbano-marginales y rurales del país es evidente que el estado de la salud bucal de la población, especialmente la de los niños, es calamitoso. El mal estado es debido, principalmente, a la caries dental; que en último término deriva en la pérdida de las piezas dentarias desde temprana edad. La caries dental es sin duda el enemigo a vencer en este sector.

dsc00818.jpg

Es común encontrar en nuestras zonas rurales que los pobladores buscan imitar los estilos de vida de las zonas urbanas como sus hábitos alimenticios -altos en consumo de azúcares refinados- pero lamentablemente no siguen los hábitos de higiene bucal por lo que la prevalencia de caries dental es muy alta. Lamentablemente, el país no cuenta con un estudio epidemiológico serio de caries dental a nivel nacional que permita trazar metas objetivas en los siguientes años. Para los entendidos en el tema no basta decir que el 98% de la población sufre de caries como últimamente ha reportado el MINSA. Por ello, es necesario poner en marcha un estudio epidemiológico riguroso de salud bucal en el país.

En el caso de la caries dental son importantes -además de la prevalencia e incidencia- los indicadores sociales de la enfermedad. Por ejemplo, absentismo escolar o laboral por dolor de dientes, gastos anuales por persona en atenciones odontológicas a nivel privado o estatal, relación entre falta de dientes y pobreza, etc. A principios de agosto estuvimos en Luricocha, distrito de la provincia de Huanta en Ayacucho, brindando charlas de salud bucal y tratamientos dentales a los niños de las dos escuelas primarias. Cuando se les preguntaba a los niños si habían tenido un dolor dental anteriormente el 70% levantaba la mano. Si bien este dato no pretende ser concluyente ni mucho menos, si nos da una idea del estado bucal de muchos sectores de nuestra sociedad.

En el Perú, con respecto a la caries dental, se tienen dos programas preventivos a nivel de salud pública: la fluorización de la sal de mesa y los enjuagatorios fluorados en escolares cada quince días. Sin embargo, estos programas no han dado los resultados esperados a pesar que han sido implementados desde hace más de 12 años.

La literatura científica sugiere que uno de los factores decisivos para la derrota de la caries es el cepillado diario con cremas dentales fluoradas. La experiencia de países como Holanda e Inglaterra es demoledora en este sentido. La mayoría de los niños de estos países llegan a la adolescencia sin la experiencia de caries dental. Los estudios indican que el motivo del éxito se debe al uso masivo de dentífricos fluorados ya que el consumo de azúcar por habitante no ha disminuido en esos países.

Para no perder tiempo en la lucha contra la caries, el Estado debería tomar medidas concretas en el breve plazo. Aquí mis sugerencias. Primero, hacer que los dentífricos sean económicamente accesibles a la población. Para esto se deberían eliminar impuestos a un producto terapéutico mas no cosmético. Segundo, se debe procurar el acceso universal a las cremas dentales fluoradas. Para esto, el MINSA debe llevar un control de calidad sobre las cremas dentales -que por ley deben contener un mínimo de 1000 ppm – para que realmente lo contengan de forma ionizada o soluble que es la presentación terapéutica contra la caries. Tercero, crear un programa escolar de cepillado dental, con dentífricos fluorados, bajo supervisión de los profesores debidamente capacitados. Así, se crearía el hábito de higiene oral desde la niñez.

Si los niños del Perú se cepillaran los dientes 2 veces al día con cremas dentales fluoradas se disminuiría 30% la enfermedad solo en 3 años y además, el Estado ahorraría mucho dinero en los servicios dentales que provee el MINSA. Una población con dientes sanos será mejor nutrida porque podrá comer mejor, se desarrollará mejor tanto mental como físicamente. Es cuestión de decisión. La salud dental debe dejar de ser un privilegio de unos pocos para ser un derecho de todos. Las sonrisas de nuestros niños se lo merecen.

Luis Enrique Cam
Odontorural